Ir a la barra de herramientas

Historia Semana Santa de Torrent

La culminación de todas las celebraciones de nuestra Semana Santa tiene lugar el Domingo de Gloria, día en que la cristiandad entera rememora la victoria de Jesucristo sobre su Muerte y su Resurrección.

Las primeras noticias que tenemos de nuestra población respecto a esta conmemoración festiva, nos hacen retroceder a principios del siglo XVII.

Por orden rotatorio sale elegida la Reina cada año por una hermandad distinta, debiendo hacerle ésta la correspondiente escolta.

El significado de esta figura posee dos caracteres distintos: un sentido histórico, queriendo ver en ella la representación fidedigna de la Virreina de Valencia Doña Germana de Foix, que en alguna ocasión en el siglo XVII presidía esta celebración, dejando estipulado que todos los años una doncella torrentina presidiese, en su nombre, este acto. Y un sentido desde la fe: el sentido de “un ángel”, que anuncia delante de la Virgen la Resurrección del Salvador.

En la actualidad se sigue todo un ceremonial. La reina va delante de la Virgen de Monte-Sion portando el estandarte del “Aleluya” acompañada por dos camareras y los pajes que se encargan de ayudarle a portar la capa, mientras que el sacerdote que va detrás de Jesús Resucitado lleva la palma de la Victoria. En el momento del Encuentro de Jesús con su madre, María, se intercambian ambos símbolos, colocándose el estandarte en la mano de la imagen del Cristo Resucitado, mientras la reina toma la palma hasta la Iglesia de la Asunción de Ntra. Sra. en donde se celebra la Eucaristía de la Resurrección.

Es de señalar en este día de Resurrección el montaje en medio de la plaza de la llamada “carxofa”, de cuya existencia tenemos noticia desde la mitad del siglo pasado y desde donde, en el momento del Encuentro, se desprenden numerosos mensajes en papeles de colores que contienen las llamadas “aleluyas”, composiciones en forma de poesía que en tono satírico denuncian hechos y personajes de la población o loan las excelencias juveniles de la reina y de sus camareras. En su interior también solía colocarse algunas palomas y pájaros que al abrirse esta salían volando.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Más info

aceptar